Loading...

Renta Fija vs Renta Variable

Publicado 8 febreroEtiquetas estudios ade economía, master ade, máster para ade

En el mundo de las finanzas existen dos conceptos básicos enfrentados entre sí: la renta fija y la renta variable. Ambos aparecen constantemente a la hora de hablar de productos de inversión y conviene diferenciar en qué consisten. En este post te explicaremos las diferencias entre Renta Fija y Renta Variable que cualquier experto en Finanzas Cuantitativas debe conocer. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la renta fija?

En cuestión a la renta fija, se trata de inversiones en emisiones de deuda, como países o empresas. La inversión tiene como resultado que, transcurrido un periodo de tiempo concreto, se le sea devuelta junto con unos intereses. La renta fija se compone por instrumentos financieros de deuda tanto de instituciones públicas (Estado, comunidades…) y privadas (bonos corporativos o pagarés).

De esta manera, aquel inversor que compre un título de renta fija sabe que recibirá cada cierto tiempo unos intereses y, cuando se cumpla el tiempo total, se le devolverá el capital. Además, existen una gran variedad de activos con funcionamientos diferentes. Frente a los bonos tradicionales, existen emisiones de renta fija con características propias, como los bonos convertibles, la deuda perpetua o instrumentos con cupón variable como los bonos ligados a la inflación.

Según el tiempo acordado, las inversiones en renta fija pueden ser a corto, medio y largo plazo. En el primer caso puede tener de duración menos de 18 meses, como las Letras del Tesoro. En los casos de medio y largo plazo, pueden tratarse de bonos y obligaciones del Estado o de las empresas privadas. Las primeras tienen una alta liquidez pero poca rentabilidad. En el segundo caso, su liquidez es menor pero ofrecen una rentabilidad mayor.

Tradicionalmente se trataba de un activo recomendado para inversores conservadores. Esto se debe a que cuenta con una rentabilidad establecida al vencimiento del bono. Sin embargo, esta acción no está exenta de pérdidas. En algunos casos, puede existir un riesgo de impago, falta de liquidez o, incluso, que los bonos no necesariamente se mantengan en cartera hasta el vencimiento. Para estos casos, debemos tomas ciertas medidas:

¿Qué es la renta variable?

Consisten en las inversiones de acciones de empresas que cotizan en bolsa. Tanto las ganancias como las pérdidas pueden entregarse como dividendos o por la compraventa en el mercado de las acciones. En ciertas situaciones, se puede llegar a pensar que son renta fija porque se entregan dividendos cada año. Sin embargo, se debe saber que la empresa puede reducir su importe o dejar de repartir dividendos en el momento que quiera.

Invertir en renta variable supone un mayor riesgo que la renta fija, pero también mayores beneficios. No obstante, no podemos asegurarnos de ningún pago periódico, ni de la devolución de nuestra inversión. El precio varía constantemente debido a muchos factores externos, tanto políticos, sociales e incluso macroeconómicos. A esto se le añaden los factores internos como ganancias/pérdidas, operaciones de inversión o cantidad de deuda.

Para poder acceder al mercado de renta variable debemos hacerlo a través de fondos de inversión. Se trata de instrumentos de ahorro con un alto número de inversores que depositan su dinero en activos de diferentes entidades. De esta manera, los expertos son capaces de diversificar la inversión para minimizar riesgos.

En cuestión de la renta variable, debemos tener en cuenta también la liquidez. Si una acción tiene poca liquidez, tendremos que aceptar un precio menor en una venta. Esto va ligado con el riesgo: cuanta mayor liquidez, menor riesgo, y viceversa.

En resumen, la renta variable puede considerarse para inversores que les gusta afrontar mayores riesgos con el objetivo de conseguir mayores ganancias. Debido a esto, se recomienda este tipo de renta a aquello inversores agresivos.

¿Te interesa cursar un Máster en Finanzas Cuantitativas?

Tanto en renta fija como en renta variable encontramos diferencias a la hora de invertir. Ambas tienen tanto beneficios como consecuencias. Para poder afrontar ambas de forma efectiva, debemos tener un alto conocimiento en el campo de las Finanzas Cuantitativas, un sector con múltiples salidas laborales. Si te interesa conocer este tipo de estudio para tu futuro, en la Universidad de Alcalá encontrarás el Máster en ADE. Un centro prestigioso dentro de España donde desarrollar todo tu potencial. No lo dudes e inscríbete. ¡Te esperamos!

Solicita Información

Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



DIRECCIÓN
Madrid (España)
 Previous  All works Next