Loading...

En los últimos años ha habido un desarrollo en el mundo de las Finanzas. El sector tiene que adaptarse a las necesidades del mercado y de los usuarios. Además, estamos hablando de un ámbito en constante desarrollo y ligado a las nuevas tecnologías.

Sin embargo, puede que haya nuevos términos que no estén del todo claros. También podemos hablar del surgimiento de nuevas áreas dentro del sector financiero. Un ejemplo de ello son las Finanzas Cuantitativas ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las Finanzas Cuantitativas?

Antes de nada, es importante saber qué son las Finanzas. Normalmente se describen como las actividades que se relacionan con el mundo financiero y económico. También podemos hablar de la Bolsa, las inversiones o incluso de la Banca.

Si hablamos de las Finanzas Cuantitativas nos referimos a una parte de éstas. Estas se suelen describir como el conjunto de actividades relacionadas con los flujos de capital y dinero entre individuos, compañías o el Estado. 

Se trata de un sector en auge y gracias a este podemos tener varios beneficios, entre ellos:

  • Rentabilizar la organización y maximizar las utilidades. 
  • Mercados de dinero y capitales. Para este aspecto es esencial tener conocimientos de la macroeconomía. También se conocen las herramientas usadas por las instituciones financieras para controlar el mercado de dinero.
  • Administración financiera. Este ámbito tiene como objetivo la expansión y el mantenimiento de dinero. Además, se ocupa de manejar de manera adecuada las ventas y los gastos para tener una buena rentabilidad. Para ello se tiene en cuenta la permanencia y el crecimiento del mercado.

Cada vez son más las instituciones y empresas que buscan profesionales cualificados en este sector. Y es que, el ámbito financiero ha demostrado que es importante tener un personal preparado, ya que puede suponer la diferencia entre una compañía y otra, algo esencial en un mercado cada vez más competitivo.

Historia de las Finanzas Cuantitativas

Para comprender este ámbito de las Finanzas, es importante conocer su historia. Además, así obtendremos una panorámica de la trayectoria que ha tenido este área.

Se dice que todo comenzó con Irving Fischer en 1897. Fue él quien comenzó a hablar de una nueva disciplina: Las Finanzas. Se trataba de profundizar en el mundo de la economía y de las inversiones. Además, así se lograría diferenciar las diferentes disciplinas.

Después llegaría la famosa crisis financiera de 1929, también conocida como el crack del 29. Se observaría un alto nivel de desempleo y de pobreza, no solo en Estados Unidos, también a nivel global. Esto supondría un punto de inflexión y a partir de ese momento las Finanzas se ocuparían de prevenir catástrofes similares.

A pesar de todo, eventos como la Segunda Guerra Mundial no ayudarían demasiado a este propósito. Y es que las pérdidas y la pobreza que ocasionan las guerras son las más difíciles de controlar. Entre eso y una falta de trabajo, el control del dinero en esa época se hizo muy complicado.

Sería entre los años 1945 y 1975 cuando se hablaría de una ‘prosperidad económica mundial’. Fue en estas décadas cuando comenzaron a desarrollarse nuevas tecnologías y estrategias. El mundo se encontraría más y mejor conectado. El objetivo de las Finanzas se centraría entonces en mejorar las inversiones. Así es como surgirían las llamadas Finanzas Cuantitativas.

Sin embargo, la conocida crisis del petróleo de 1979 puso en juego la economía global otra vez. A pesar de querer controlar el flujo de capital, costaba más de lo que pensaban. Tras este periodo se comenzó a utilizar el término rentabilidad ligado a las Finanzas Cuantitativas.

Desde este momento hasta nuestros días se han producido diversas crisis a nivel mundial. Sin embargo, las empresas e instituciones trabajan para frenarlas.

¿Qué es la renta variable?

Ahora que hemos conocido un poco más de las Finanzas Cuantitativas y su historia, es importante hablar de la llamada renta variable. Normalmente se define la renta variable como un tipo de inversión en la que la recuperación del capital invertido y la rentabilidad no están garantizadas. 

También puede ocurrir que esta inversión sea negativa, llegando a perder el capital utilizado. Esto es causado por la variabilidad de diversos factores que influyen en estas operaciones. Alguno de ellos son la evolución de la empresa en la que se invierte, su situación económica, el comportamiento de los mercados financieros, etc. 

Además, las bolsas y los mercados también son sensibles ante cualquier cambio que se interprete de manera negativa o positiva por parte de los inversores. Es por ello que se suelen considerar un termómetro para la economía.

Uno de los ejemplos más conocidos de renta variable son las acciones. Cuando el inversor compra acciones consigue una serie de derechos. Entre ellos encontramos el cobro de dividendos. Si durante el ejercicio la empresa recibe beneficios, y tras consultarlo con la junta general, los accionistas podrán recibir parte de dichos beneficios. Además de eso, también adquieren otros derechos como el voto, el derecho de información…

A muy largo plazo, la renta variable es el único activo que consigue batir la inflación. Esto se debe porque a largo plazo existe una correlación entre la renta variable y el crecimiento económico de un país.

Como puedes ver, el mundo de las Finanzas está en constante expansión y evolución y son muchos los términos que nos rodean y que no conocemos.

¿Quieres formarte en Finanzas?

Si te interesa el mundo de las Finanzas y quieres seguir tu formación, quizá esta sea tu oportunidad. La Universidad de Alcalá ofrece un Máster en Finanzas Cuantitativas. Sus alumnos saldrán convertidos en profesionales del sector. Si quieres saber más, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte. ¡Te esperamos!

Solicita Información

Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



DIRECCIÓN
Madrid (España)
 Previous  All works Next