Loading...

Si bien, la mayoría de los principales países afectados por los alarmantes niveles de déficit son Grecia, Portugal, Irlanda, Italia y España (aunque cabe mencionar que Irlanda y España no tenían altos niveles de déficit antes de comenzar la crisis), el país que debió enfrentar la peor situación fue Grecia. Debido a la crisis que azotaba a los EE.UU. entre fines de 2007 y comienzos de 2008, varios países comenzaron a emitir deuda para financiar el déficit público que crecía constantemente. Luego que saliera a luz la manipulación de datos por parte del gobierno griego (la ingeniería se hacía a través de complejos derivados financieros que permitían contraer deuda en distintas monedas haciendo que fuera necesaria su declaración al BCE), se descubrió que la deuda de aquel país era muy superior a la declarada; esto sumado al endeudamiento ya existente por la crisis en Norteamérica, generó que el gobierno griego no pudiera hacer frente a su deuda solicitando el primer rescate al BCE. Esta salida a luz de la enorme deuda que tenía Grecia creó dos problemas muy importantes para toda Europa los cuales discutiremos a continuación: desconfianza y contagio. Ambos términos van de la mano, por lo que podemos explicar las consecuencias de estos puntos en conjunto. La deuda soberana europea era segura hasta antes de comenzada la crisis. Luego que sucedió el problema de Grecia, la desconfianza se esparció por toda Europa haciendo sucumbir aquellos países europeos que también se encontraban en una situación fiscal empobrecida generando un contagio en países como Irlanda y Portugal en primera instancia y luego en España e Italia. Otro punto a tener en cuenta sobre la influencia que tuvo la cesión de pagos del país heleno en el resto de Europa, fue que todos los sistemas bancarios están interrelacionados a través de muchos instrumentos financieros, pudiendo destacar en este caso los Credit Default Swaps (CDS).

Los CDS son contratos en donde el comprador se compromete a realizar pago de primas y el vendedor asume la cobertura, ya sea total o parcial, del crédito asegurado en caso que este no sea cancelado. Esto genera que en el caso de Grecia y luego Portugal, aumente aún más el tipo de interés de la deuda soberana debido a la presión al alza que genera asegurarse del riesgo de impago por parte de estos países. La protección del crédito hace que se refuerce la interconexión entre los países y el contagio financiero. El efecto que puede crear un instrumento de esta índole es que el valor que se genere puede ser superior al valor propio de la deuda dependiendo de las veces que se transfiera el derivado. Hoy en día podemos decir que se ha tocado fondo en este tema, por lo que a medida que pase el tiempo se va a poder visualizar una mejoría en la confianza y así en la salud de los bancos europeos. Ya se ha acordado el rescate a Grecia y los ratios Deuda/PIB y Déficit/PIB empiezan a mejorar de a poco en los países más afectados.

Evolución Deuda Griega

Extracto del trabajo Fin de Master en Finanzas de los alumnos Gonzalo Braz da Luz Ferreira, Matias Hofman, Lady Dayana Lizarazo Salamanca, Luis Alfredo Molina Mendez, Claudia Vielma Figueroa.

 

No Comments (0)

    Leave a Comment

    Solicita Información

    Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



    DIRECCIÓN
    Madrid (España)
     Previous  All works Next